El restaurante Wellbourne Salardú apuesta por productos de Kilómetro Cero

Con el objetivo de incentivar la producción local, el restaurante elabora su cocina con ingredientes de temporada, vinculados al territorio de la Val d’Aran y Valls d’Àneu. Caviar Nacarii, Hormatges Tarrau de Bagergue o Truchas de Tavascan son algunos ejemplos de los productos de calidad que podrán degustar los comensales durante la Semana Santa.

A finales de los 80 nació el movimiento denominado Slow Food (comida lenta). ¿El objetivo? Promover el consumo de alimentos de calidad, ecológicos y de proximidad y, así, fomentar un estilo culinario y gastronómico que preserve el medio ambiente y cuide a los agricultores y productores locales.

Conscientes de la importancia de esta filosofía, el Wellbourne Salardú nació con la voluntad de elaborar platos con ingredientes vinculados al territorio y siempre de temporada. En este sentido, apuesta por la filosofía del “Km. 0”, acortando distancias entre la tierra y los fogones del restaurante.

Proveedores de alta calidad de la Val d’Aran y Valls d’Àneu
Entre los principales productos de proximidad que se pueden encontrar en el Wellbourne Salardú destaca especialmente el Caviar Nacarii de la Val d’Aran, elaborado por un grupo de artesanos y biólogos siguiendo el método tradicional de los maestros iraníes. La empresa empezó su andadura en 1999, cuando se introdujeron los primeros esturiones alevines para la elaboración de caviar. Tras años de cuidado crecimiento en las aguas cristalinas del río Garona, se empezaron a elaborar las primeras latas de caviar.

Los comensales, además, pueden catar las truchas del río de Tavascan, criadas en una piscifactoría ubicada en el Parque Natural del Alt Pirineu y muy cerca del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici. Las truchas crecen junto al río, en un agua que llega directamente de los lagos, sin haber pasado por ninguna población o instalación.

En cuanto a su propuesta láctea, la carta cuenta con productos tradicionales propios del valle, como los Hormatges Tarrau de Bagergue, quesos de alta montaña elaborados de forma artesanal por una empresa familiar de la Val d’Aran. Hechos con mucho cuidado proporcionan un fino aroma y un suave sabor.

Y, todo ello, presentado en los platos de Carme Vicens, cerámica de Salardú encargada de crear la vajilla del restaurante que se utiliza en la sala Charles Packe. Sus diseños, caracterizados por motivos directamente inspirados en los Pirineos, son piezas únicas con formas simples, irregulares, con texturas vegetales.