Renovada carta en el restaurant Wellbourne Salardú para 2019

El restaurante Wellbourne Salardú, ubicado en la Val d’Aran, da la bienvenida al 2019 con una renovada oferta gastronómica basada en productos de kilómetro 0 y esta temporada propone suculentos platos con una interesante mezcla de sabores y texturas de los Pirineos.

Pulpo con mostaza de uva, chorizo y ajo negro; burrata con tomate de árbol confitado y pimiento dulce; remolacha con ajo blanco, cereza agria y avellanas; gambas a la parrila, limón y alioli; carrilleras a la bourgignon… Son tan solo una pincelada de la explosión de sabores que ofrece el Wellbourne Salardú para esta temporada 2019.

Con ganas de ampliar la experiencia gastronómica de los comensales y retar los paladares más experimentados, el restaurante, situado en Salardú a 3 km de la estación de esquí Baqueira Beret y en pleno corazón de la Val d’Aran, presenta una selección de nuevos platos basados en la cocina de montaña y proximidad.

Este invierno, además, el Wellbourne cuenta con un aire renovado en cuatro espacios separados, adaptados a todas las ocasiones: la aclamada sala Charles Packe, con dos exclusivos menús degustación, el Restaurante Après Ski, el Bar – Lounge y la zona infantil indoor, espacio diáfano de 100m2 reservado para que los niños y niñas puedan disfrutar de juegos de consola, montar estructuras, colorear, sumergirse en la lectura de los libros que están disponibles en la librería.

Hablando al paladar

El restaurante Après Ski, ubicado en la zona abuardillada del primer piso, es un espacio amplio a la vez que acogedor con detalles de decoración de alta montaña. El restaurante ofrece un menú completo, con deliciosos entrantes, como lomo de atún taramasalata con eneldo y te inglés o remolacha con ajo blanco, cereza agria y avellanas; especialidades a la parrilla para los muy exigentes: chuletón de Rubia Gallega (1 Kg), paleta de cordero Xisqueta (1 kg), rodaballo entero (800 gr), onglet de raza Simmental y presa ibérica, pimienta de Espelette; platos selectos cocinados con el máximo mimo: confit de pato con repollo a la brasa o arroz negro, queso fresco y hojas verdes. Pero la guinda del pastel llega con los postres, momento en el que los comensales pueden escoger entre varias delicias entre ellas los nuevos como son la tarta de manzanas con crème fraiche o una selección de quesos locales.

Por otro lado, en el Bar – Lounge, situado en la planta baja y con un ambiente desenfadado y muy acogedor, cuenta con la barra de bar, sillones chester y una chimenea que pone el broche de oro a un paisaje de alta montaña visible desde los grandes ventanales. Ideal para disfrutar de un coctel o de la carta de gintónics, se puede catar un variado pica-pica, ampliado esta temporada con butifarra negra con pimientos del piquillo; embutidos exclusivos ibaiama (jamón, chorizo, salsichón, gambret); gambas a la parrilla, limon y alioli; carrilleras a la bourgignon; garbanzos estofados con chorizo y huevo poché y una selección de quesos, panal de miel y membrillo. En este espacio, los comensales son atendidos por orden de llegada (no se aceptan reservas).